Los españoles pobres y en riesgo de exclusión social alcanzan su máximo: 12.866.431 personas

La Unión Europea cuenta con su propio termómetro de la pobreza, el indicador AROPE, para poder medir el nivel de renta de las familias, pero también las posibilidades de consumo y la calidad del empleo de la población del continente. Este medidor detecta qué porcentaje de la población en un país está en situación de pobreza y en riesgo de exclusión social. La última vez que se tomó la temperatura a España, en 2013, el termómetro AROPE marcó de nuevo cotas máximas de pobreza: el 27,3% de la población, o lo que equivale a 12.866.431 personas. Imágenes 1 Foto La tasa de pobreza por nivel de renta ha bajado, pero sube el número de trabajadores empobrecidos   La Red Europea Contra la Pobreza (AEPN, en sus siglas en inglés) acaba de presentar este martes el último informe sobre España que revela un crecimiento de más de un millón de pobres entre los años 2009 y 2013 (1.320.216 exactamente), pero que dibuja un gráfico en el que parece que el crecimiento de la pobreza y la exclusión pueden estar llegando a su fin.

En la red explican que desde 2011 se viene frenando el aumento de las tasas de pobreza —en el último año se incrementó en solo una décima— aunque aseguran que este freno al incremento de la pobreza no se debe a una mejora de las condiciones de vida, sino a un empobrecimiento general de la población. La tasa de pobreza que mide la renta exclusivamente, según el índice AROPE, se redujo en 2013 en cuatro décimas (de 20,8 a 20,4), hasta niveles de 2009. El motivo es que se ha bajado el umbral de ingresos que define la pobreza: en 2009 el umbral era de 8.877 euros anuales, mientras que en 2013 se redujo a 8.114 euros. Esta bajada se debió a una reducción en la mediana de ingresos del país. Mirando exclusivamente la renta en España había en 2013 un total de 9.614.476 personas viviendo por debajo del umbral de la pobreza. Los autores del informe han comprobado que este descenso del umbral de ingresos para considerar a alguien como pobre no ha sido lo suficientemente relevante como para reducir el porcentaje total de personas en riesgo de exclusión social. En buena parte se ha debido a la escasez de empleo de calidad, que ha hecho aumentar el volumen de trabajdores empobrecidos, una circunstancia que está haciendo incrementar la pobreza en España y un factor que ha doblado su incidencia en los últimos cinco años hasta alcanzar al 15,7% de la población. Por edades, la tasa más elevada de riesgo de pobreza la sufre el grupo de entre 16 y 29 años: un 33%. Y es del 31,9% entre los menores de 16. Lo mismo ocurre ciñéndose a la tasa de pobreza como tal: mientras que para el conjunto de población es del 20,4%, asciende al 24,2% en ese grupo de edad, e incluso se dispara al 26,7% entre los menores de 16 años. La Red Europea también destaca que 2,8 millones de españoles, el 6,2%, viven con menos de 339 euros al mes, en una situación de “pobreza severa”. Y de nuevo esto afecta en especial a los menores de 16 años, entre los que son el 8,4%. Impago de recibos Uno de los indicadores que más ha empeorado durante la crisis es el porcentaje de españoles que no puede hacer frente a tiempo a sus recibos mensuales El informe destaca que en el año 2013 un 11,7% de trabajadores vivía en condiciones de precariedad. “Lo que viene a demostrar, una vez más, que no cualquier trabajo protege de la pobreza”, indican en su informe. La calidad del empleo está relacionada directamente con el tipo de jornada, explican, y con la evolución creciente del porcentaje de ocupados con jornada parcial que, para el último cuatrimestre de 2013, alcanzó al 16,1%. En cuanto al consumo básico, el termómetro de Eurostat mide la llamada “privación material severa”. Esto incluye la posibilidad que tienen los ciudadanos de afrontar la compra de bienes y servicios básicos: como alimentación o el abono de los recibos de luz, gas o la hipoteca. En este sentido, uno de los indicadores que más ha empeorado durante la crisis es el porcentaje de españoles que no puede hacer frente a tiempo a sus recibos. Si en el año 2007 eran el 6,6% los que admitían retrasos, en 2013 eran ya el 11%. Esto supone que más de uno de cada diez españoles se retrasó en el pago de sus recibos de luz, gas, alquiler o hipoteca por carecer de medios para afrontar las facturas. Además, es destacable el aumento del porcentaje de españoles que no son capaces de hacer frente a gastos “imprevistos”, que ha pasado en cinco año del 30% al 42%, o el número de aquellos que dicen que no pueden ir ni una semana de vacaciones al año, casi la mitad de la población (48%). La desigualdad se manifiesta también desde el punto de vista territorial.

En general, el norte soporta tasas menores de riesgo de pobreza y/o exclusión social, siempre por debajo de la media nacional; y el sur, mayores. En los extremos, Navarra (14,5%), País Vasco (16,8%) y Aragón (19,8%), frente a Ceuta (47%), Andalucía (38,3%), Castilla-La Mancha (36,7%) y Extremadura (36,1%).

Fuente

Esta entrada fue publicada en EmprendEX. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>